Ruta nº 07 – Funes

MIS ITINERARIOS – TERCERA FASE – NUMERO 05 – FUNES.

No tuve suerte el domingo pasado, en cuanto al tiempo se refiere, ya que salió un día lluvioso, con brumas, aunque de temperatura agradable. No obstante, y como no puedo parar en la cama, me levanté dispuesto a hacer otra de mis rutas domingueras. No había hecho ningún plan el sábado para la ruta del domingo, por lo que cogí mi libro de rutas y el único condicionante que me puse es que estuviera cerca de Tafalla. No tenía ganas de pegarme una “panzada” de coche.

He de comentar que el eje principal de la ruta era el denominado “balcón de Funes” o Peñalén. En este lugar ya había estado años atrás, pero con una perspectiva diferente. Años atrás la ruta la realizé por la parte de arriba, donde las vistas son más espectaculares, entrando por los altos de Peralta, y dejando a la derecha la ermita de Portegado. Una vez arriba, y asomándonos al “balcón”, se aprecia perfectamente la unión de los ríos Arga y Aragón, y se contempla, también, Villafranca y alguna otra localidad.

El Balcón de Peñalen visto desde la parte de arriba.

El Balcón de Peñalen visto desde la parte de arriba.

Esta vez la ruta se desarrollo por abajo; saliendo del propio Funes (Por la margen derecha del Arga), y la visión de la peña es más “majestuosa”, puesto que la ves desde su base. Es una ruta para apreciar más el detalle.

No se trata de un sendero concurrido por lo que la tranquilidad está, del todo, garantizada. En las dos horas que duró el itinerario, me encontré con un señor de Funes que venía de coger setas (Por cierto, conocía a mucha gente de Tafalla, estuve con él alrededor de un cuarto de hora hablando y me invitó a almorzar), y con un coche que me adelantó a mitad de camino; probablemente cazadores, ya que se oían tiros.

Peñalen visto desde abajo. Por el lado contrario de la primera foto.

Peñalen visto desde abajo. Por el lado contrario de la primera foto.

A la salida de Funes, y en el río, pude apreciar 2 o 3 garzas y bastantes patos. La tranquilidad en esta zona hace del río un sitio idóneo para disfrutar de su presencia. Tengo que decir que, en esos momentos, hecho de menos una buena cámara de fotos con un buen zoom, ya que la que tengo, en cuanto haces un zoom de acercamiento, la imagen es muy mala. Saca buenas fotos sin mover el zoom o moviéndolo muy poco. Esta es la razón por la que no me molesto, ni siquiera, en sacar fotos de animales.

La zona en sí (Salvo en las riberas del río), es muy árida, tan solo podemos apreciar repoblaciones de pinos en las laderas de la peña. El resto, y como he dicho, en las riberas del río, se aprecia todo tipo de vegetación, predominando el chopo.  

Es curioso observar, tal y como pasaba en el recorrido de Peralta, la gran cantidad de estratos de yeso retorcidos a lo largo de muchas paredes de las peñas. El yeso es un material constante a lo largo de todo el camino.

Estratos de yeso retorcidos.Milhojas

Estratos de yeso retorcidos.Milhojas

El recorrido que hice el domingo, es decir, el de abajo, se le llama, también, el Barranco del rey. Este nombre se debe a que cuenta la historia que aquí falleció, despeñado, en 1076, cuando cazaba, el rey Sancho Garcés IV.

Una de las curiosidades de este recorrido (Ya citada en un párrafo anterior), son los estratos de yeso que se aprecian en las paredes de las peñas. La erosión ha dejado a la vista materiales que componen el suelo de la Ribera Navarra. Estos materiales son de color blanquecino o pardos y están depositados en capas. Se ven gran cantidad de limos y arcillas, intercaladas con capas de arenisca y curiosas vetas de yeso retorcido que se asemejan a los famosos “milhojas” de la pastelería del Buen Gusto de Tafalla (Por desgracia ya cerrada).

Una vez que hemos disfrutado de todo lo que he comentado, llegamos, sin más, a la base de la Peña (Peñalén), y alli, durante un buen rato, y unas cuantas fotos, permanecemos viendo la majestuosidad del “Balcón de Funes”.

Peñalen de frente y desde abajo. Aqui termina el itinerario aunque el camino sigue.

Peñalen de frente y desde abajo. Aquí termina el itinerario aunque el camino sigue.

Todo esto con lluvia, barro, chubasquero que no transpira y mucho calor.

¡En fin!. Alguna vez hay que sufrir.

Seguiré dandoos el “coñazo” (Mariano Rajoy – 11 de octubre de 2008).

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s