4ª Etapa

PUENTE LA REINA – ESTELLA

Dicen, y así es cierto,  que cuando una cosa la haces “a gusto” es mucho más llevadera. En “Mi Camino” se está cumpliendo esta “máxima”, ya que las horas se me pasan volando. Estoy teniendo una media de 4,50 a 5,00 horas andando y la sensación que tengo es que no son horas “reales” sino mucho más cortas.

Comencemos a hablar de la 4ª etapa.

Durante la semana, mi amigo Iñaki Zubiri se prestó, voluntariamente, a llevarme a Puente la Reina y luego cogerme en Estella. De momento yo no quería incordiar a nadie, pero como quiera que el horario del autobus de Estella sale a las 6,45 horas y llega a Puente la Reina es a las 7,05 horas, y todavía es de noche, pensé en la posibilidad que me ofertaba Iñaki y la acepté (Tenía que estar, haciendo hora, en Puente la Reina esperando a que amaneciese).

Puente la Reina Amaneciendo. Puente medieval.

Puente la Reina Amaneciendo. Puente medieval.

A las 7,50 horas me dejó en Puente la Reina y comencé la etapa. A esas horas el pueblo estaba vacío, salvo los “feriantes” que estaban montando sus puestos para el mercadillo en la Plaza Principal. Atravesé la vacía Calle Mayor, en la que en un bar había 3 peregrinos desayunando, y una vez atravesado el puente medieval, sales a la izquierda enfilando un camino paralelo a la carretera por su parte izquierda, pasas por delante de un convento de monjas (No recuerdo el nombre), y ya sales de lleno al campo.

Coincidiendo en tiempo y en lugar tres personas comenzábamos la caminata, una de ellas era un chico extranjero, enorme, que me saludó y me pasó como un rayo; cada paso suyo era como tres míos. Por delante mía iba una persona que, hasta que no la pillé, no detecté que se trataba de una chica. Una vez a su altura me sorprendió lo despacio que caminaba, le saludé, nos presentamos y comenzamos a caminar juntos, se trataba de una chica canaria, que vivía en Madrid. Se llamaba Ana. Me comentó que había cogido 7 u 8 días de vacaciones y, aunque no estaba acostumbrada a caminar, quería hacer algún tramo del Camino de Santiago. Me estuvo contando que había comenzado en Pamplona, que tenía varias ampollas y le dolían las piernas de las agujetas que tenía. El trayecto Pamplona – Puente la Reina, que había realizado el viernes, le había costado 10 horas (A mí me costo 5 horas). A los 45 minutos de haber salido de Puente la Reina se comienza a subir una fuerte cuesta que asciende hasta la Autovía del Camino. A los 100 m. de haber comenzado la subida, la chica me dijo que siguiese ya que ella se paraba a descansar; entonces vi que realmente no estaba acostumbrada a andar, y cual era la razón de que el día anterior le hubiese costado 10 horas hacer la etapa. Si a los 45 minutos de empezar a andar ya te paras, a las 3 horas de recorrido, calcula la de veces que has parado.

La cuesta tenía tanta pendiente que a un chico de Burgos que nos había adelantado al comienzo de la misma, lo alcanzé ya que le era imposible subir la cuesta montado en bicicleta. Me dijo que había salido el viernes de Roncesvalles y que en cuatro días (Viernes, Sábado, Domingo y Lunes) quería llegar a Burgos.

Enseguida de terminar la insufrible cuesta (Es el único obstáculo serio de la etapa), llegas a Mañeru, y pasado éste, y tras un agradable paseo por buenos caminos, llegas a Cirauqui. No había estado en esta localidad nunca, pero por casualidades de la vida, en esta semana he estado dos veces: El martes por motivos profesionales estuve en el Ayuntamiento, y ayer sábado, por un motivo obvio, también estuve en el Ayuntamiento, ya que es paso obligado para seguir el trazado del camino. Por cierto, en los bajos del Ayuntamiento hay una mesa con un cuño de la localidad para quien quiera cuñar la credencial del peregrino, certificando que ha pasado por la localidad. Había un matrimonio extranjero cuñando sus credenciales. Yo no la cuñé, ya que lo hago en la localidad que termina la etapa.

Ayuntamiento de Cirauqui. Por el arco central se pasa para seguir la ruta.

Ayuntamiento de Cirauqui. Por el arco central se pasa para seguir la ruta.

Bajas de Cirauqui por una calzada que desemboca en un puente romano, y pasas la Autovía del Camino, por encima, por un puente de nueva construcción, sigues bajando y te das de lleno con otro puente romano recien restaurado. Asciendes una pequeña cuesta y de nuevo, rodeado de viñas, comienzas una bajada, que tras salir a un pequeño tramo de la carretera general, enfilas la proxima localidad.

En esta bajada, y refrescándose con un pequeño racimo de uvas, alcancé a Antonio, un chico de Alcorcón, que había hecho en primavera el tramo aragonés y hoy continuaba la ruta hasta llegar a Burgos. Al decirle que yo era de Tafalla, me comentó que conocía a un chico (De Tafalla) que el año pasado había jugado en el Leganés, que había tenido una lesión de rodilla, que este año había fichado por el Mirandes (Miranda de Ebro), y que sus padres tenían un negocio de charcutería. Creo que Antonio se equivocó de localidad, ya que, creo, que en Tafalla no hay ningún jugador de fútbol con estas pruebas. (Si hay alguno me lo decís).

Durante aproximadamente una hora fuimos en compañía hasta que llegamos a Lorca. Allí nos depedimos por que él quería descansar un rato en el bar del albergue, que se encuentra al final del pueblo, a la izquierda.

Torre principal de la Iglesia de Lorca. La calle es tan estrecha que la Iglesia no me entra en el encuadre de la cámara fotográfica.

Torre principal de la Iglesia de Lorca. La calle es tan estrecha que la Iglesia no me entra en el encuadre de la cámara fotográfica.

De nuevo en solitario, llevando 3 horas de viaje, y atravesando campos de cereal, me presenté, casi sin darme cuenta en Villatuerta. Atraviesas la localidad, pasando por el Puente Medieval, el Ayuntamiento y la Iglesia de San Veremundo (¡Cuantos puentes hay en esta etapa!). Sales de la localidad, cruzas una carretera local, y pasas por delante de la Ermita de San Miguel viendo Montejurra al fondo, sigues por un frondoso tunel vegetal, y te das de lleno con un área de esparcimiento al borde la carretera que viene de Tafalla, justo después del Polígono Industrial de Vilatuerta, y antes de coger la Carretera Nacional que viene de Pamplona. En esta área de esparcimiento hay un monolito recordando el fallecimiento trágico de una ciudadana canadiense en el año 2004. Quiero hacer constar, ya que no lo hice en la 1ª etapa, que es el segundo monolito encontrado recordando a algún fallecido en el Camino. El primer monolito recordaba a un ciudadano japonés, de 64 años, que falleció en el año 2002, este monolito, creo recordar, estaba en el Alto de Erro.

Villatuerta. A la izquierda Ermita de San Miguel, a la derecha Montejurra.

Villatuerta. A la izquierda Ermita de San Miguel, a la derecha Montejurra.

Seguimos pasando puentes (Esta vez sobre el Ega), enseguida vislumbras Estella. Entras por la parte de atrás, donde hace años se ubicaba la fábrica de Agni, pasas por delante de un crucero de piedra, a la derecha de la calzada, a la izquierda vemos la maravillosa fachada de la Iglesia del Santo Sepulcro, arriba ves el Convento de Santo Domingo (Ahora residencia de ancianos), dejas otro puente a la derecha, esta vez el de la Azucarera, y llegas a la Calle de Curtidores donde existe un albergue que abre sus puertas a las 13,30 horas. Como quiera que en este albergue, al igual que en Cirauqui, existe una mesa con un cuño para sellar la credencial, cumplí con el trámite, seguí por la calle, con gran sabor medieval, pasas por delante del Juzgado, dejas el Museo Gustavo de Maeztu a la izquierda y sales a la carretera que enfila el Paseo de la Inmaculada. Nada más pasar el puente vi que Iñaki Zubiri salía a mi encuentro. Eran las 12,30. Había estado andando 4 horas y 40 minutos. 

Crucero de Piedra a la entrada de Estella.

Crucero de Piedra a la entrada de Estella.

En el trayecto entre el punto de encuentro y los Llanos, que era donde Iñaki había aparcado el coche, le estuve contando mi etapa, y nos sorprendió, gratamente, la vida que tiene Estella, hacía buena mañana, con buena temperatura y la gente, en abundancia, transitaba por la localidad.

Regresamos a Tafalla, nos tomamos una cerveza en el Bar Larrain, y después de darle las gracías nos fuimos cada uno a casa, no sin antes quedar para la tarde para “dar una vuelta”.

Ya he cumplido otra etapa sin problemas. Esto va de viento en popa. Me está gustando y disfruto.

La proxima semana más. Esto es como las teleseries. De semana en semana.

NOTA: Si quieres ver la etapa, con todo tipo de detalles, pincha aquí.

Anuncios

5 comentarios el “4ª Etapa

  1. estoy deseando que llegues a Falcon Crest a ver lo que cuenta Angela Chanin…ánimo y a por la quinta etapica…

  2. Efectivamente el monolito del japonés muerto está poco antes de llegar al puerto de Erro. Patxi, cuando pasaste por Villatuerta había un monumento junto a la iglesia de San Veremundo. Lo que no sabrás que el modelo para hacer esa escultura fue un médico tafallés, que trabaja en Virgen del Camino, llamado Juan Luis Castiella. Lo eligieron porque tenía barba y aspecto de patriarca y al no haber testimonios gráficos del santo, los del pueblo se lo imaginaban con el aspecto de este médico que accedió gustoso a que lo inmortalizaran.

  3. No me lo puedo creer.Pasar por Cirauqui y no hacer una paradica en la bodega para echar un trago de claretico del bueno.

  4. El chico que jugó en el Leganés es Fernado Cavero de Caparroso pero que salió de la cantera de Peña Sport en donde jugó desde chaval y llegó a 2ª B.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s