25ª Etapa

EIREXE – RIBADISO DA BAIXO

Hay un dicho típico que dice que “A perro flaco todo son pulgas”, o también la famosa “Ley de Murphi” que dice que “Si algo puede salir mal, saldrá mal”.

Os había dejado el día anterior, antes de cenar y tomar unas cervezas con unos peregrinos de Barcelona, diciendo que como llevaba 5 días andando, me estaba quedando, ya, sin ropa, y tuve que hacer una “colada” que dejé tendida, al aire libre, durante la noche, con el fin de recogerla al día siguiente antes de emprender una nueva etapa.

Pues bien, después de levantarme y hacer lo de todos los días, antes de comenzar a andar, bajé al lugar donde estaba la ropa tendida y, al salir al exterior, sobre las 6,15 horas, me encuentro conque había una niebla de “mil pares”, y la ropa estaba tal y como la había dejado el día anterior, e incluso, creo, y así podrá ser, que estaba más mojada que cuando la colgué en la cuerda.

Por poco me da algo, ya que sí el llevar la mochila, con lo imprescindible, es un pequeño suplicio, el sumarle 3 o 4 camisetas, 2 o 3 pulgueros, 2 o 3 pares de calcetines, una sudadera y una toalla, totalmente mojados, incrementa considerablemente el peso de la misma. Me acordé de todo lo que no tenía que acordarme, y después de respirar profundo, metí todo el “roperío mojado” en una bolsa, lo metí en la mochila y a empezar a andar.

Una vez puesto en marcha, y aprovechando las pinzas que me había dado la hostalera, y que el sol te pega por detrás, improvisé un “tendedor” en la mochila para que la ropa, a lo largo de la jornada, se fuese secando. Lo que más me preocupaba era la sudadera, ya que era la que más pesaba y, además la necesitaba, sobre todo por las mañanas; las camisetas, pulgueros y calcetines no me preocupaba tanto, ya que aún tenía provisiones de reserva y, además, se secan fácil.

Como ya he comentado en otras etapas, el Camino por Galicia pasa por innumerables lugares que son, incluso, imposibles de numerar, ya que muchas veces, no ves ni el nombre del lugar por donde estás pasando. Como en otras etapas nombraré los más importantes, y los que nombra la guía que yo he utilizado:

1º) – Avenostre.Aldea con 41 habitantes, situada a 5,200 km de Eirexe, para la que, antes de llegar, tienes que atravesar pequeños caserios y lugares como Portos, Listedo, Valos….

Iglesia de Avenostre

2º) – Palas de Rei.A 2,200 km de Avenostre, tiene 799 habitantes y está situada a 579 m. sobre el nivel del mar. En el medioevo fue un principal enclave del Camino, y actualmente alberga una gran zona de acampada que, en caso de apuro, tiene los servicios suficientes para acoger a peregrinos y campamentos de verano.

Baile gallego en Palas de Rei

3º) – Casanova. Aldea de 12 habitantes a 476 m de altitud que se caracteriza por ser la última localidad de la provincia de Lugo antes de entrar a A Coruña.Está a 5,800 km de Palas de Rei.

Horreo en Casanova

4º) – Leboreiro. Dista de Casanova 3,400 km, tiene 71 habitantes, a 440 m. de altitud y es el primer pueblo de la provincia de A Coruña. Es un pueblo con un sabor especial y la zona de la Iglesia merece un poco de atención.

Atrio de la Iglesia de Leboreiro

5º) – Furelos.A 4,000 km de la aldea anterior, se ubica a 415 m de altitud, y tiene 159 habitantes. Tiene un interesante puente románico de 4 ojos.

Iglesia de Furelos

6º) – Melide. Es una Villa grande, con 4798 habitantes, a 1,900 km de Furelos y a 450 m de altitud sobre el nivel del mar. Es la capital comarcal que garantiza servicios de todas las clases. Me recomendaron un lugar para comer “pulpo a la gallega”, pero no lo encontré al pasar. Tampoco puse mucho interés en preguntar. Creo recordar que el lugar se llama “Casa Ezequiel”.

Típico cementerio en el atrio de la Iglesia de Melide

7º) – Boente.Otra aldea situada a 5,600 km de Melide, con 115 habitantes y a 400 m de altitud. Sin interés aparente ya que se ubica a la orilla de la carretera.

Boente al borde de la carretera

8º) – Castañeda. Después de 2,200 km te encuentras esta aldea, con 55 habitantes y a 415 m. de altitud.

Horreo en Castañeda

9º) – Ribadiso da Baixo. Tras 3,100 km llegas a Ribadiso, con 10 habitantes y a 305 m de altitud, en donde, aparte de un agradable bar-restaurante, destaca el albergue de la Xunta, que es un ejemplo de rehabilitación situado a orilla del Río Iso. Diversas publicaciones destacan este albergue, que“es uno de los albergues más singulares y más antiguos del Camino. Se llevó a cabo una acertadísima rehabilitación del último hospital histórico de peregrinos. Posee una finca anexa, un hórreo, un puente medieval y un vado en el río Iso que en época de calor se agradece”.

Puente sobre el Río Iso

He terminado mi penúltima etapa “seria”. Hoy he hecho 33,400 km. He salido de Eirexe a las 6,35 horas y he llegado a Ribadiso da Baixo a las 15,30 horas; por lo tanto me ha costado 9 horas el recorrido de hoy. Tengo planteado que la última etapa sea un paseo de 5 o 6 km. Todos los síntomas de las etapas anteriores se han vuelto a repetir en esta. La cosa sigue siendo dura, pero la cercanía de Santiago la hace mucha más llevadera. No sé si me quedan 37 o 42 km, ya que si miro una guía me dice una cosa y si miro un folleto que me dieron en el albergue de Villafranca del Bierzo dice otra. ¡Por cierto!, coincido en este albergue con dos chicas, por cierto guapísimas, de origen alemán, holandes, o algún país del centro de Europa (Son las dos rubias), con las que ya había coincidido en el albergue de Villafranca del Bierzo. Me saludan, porque me reconocen, y no puedo entablar conversación con ellas puesto que me es imposible comunicarme, ya que de inglés, nada de nada, y alemán o de donde sean, ni te cuento. Este día no tengo oportunidad de entablar conversación con nadie, ya que la mayoría son extranjeros, y el resto no me inspiran ganas (Una cuadrilla de ciclistas que no hacen más que decir burradas sobre las dos chicas rubias y una pareja de Bilbao que no me merecía mucha confianza).

Paisaje gallego que bien podría ser navarro

Me tomo un par de cervezas en el bar que está junto al albergue, ya que la tarde soleada invita a sentarse en una zona de terraza exterior que tiene, y tomando notas, y preparando la etapa de mañana, se va ocultando el sol, lo que hace que, con algo de fresco,  me meta en el comedor del citado bar para, una vez solicitada la cena (Recuerdo que los albergues de la Xunta no dan comidas), de buena cuenta de ella, y sean los prolegómenos de un descanso, más que merecido, necesitado, comenzando, ya, a estar más positivo viendo que Santiago se va acercando poco a poco, ya que las fuerzas van flaqueando.

Sin tertulia ninguna con peregrino presente, me acerco al albergue, me meto a la cama, y en cuestión de segundos ya estoy con Morfeo. Mañana será mi último día de lucha con los kilómetros. ¡Estoy contento!.

Todas las fotos de la etapa de hoy, las puedes ver si pinchas en estos corazoncitos (♥♥♥♥♥).

Anuncios

Un comentario el “25ª Etapa

  1. Bueno ya te falta poco dos estapas, una dura y otra más suave un paseo mucho animo¡¡¡¡¡¡

    saludos

    Inma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s