24ª Etapa

BARBADELO – EIREXE

Los kilómetros se van notando, me van fallando las fuerzas; estoy acostumbrado a andar pero esto es muy duro, los 10 últimos kilómetros de cada etapa se me hacen interminables, y tengo que estar parando más de lo habitual a descansar, y es por ello que las jornadas se hacen muy largas.

Interior Ermita en Brea. Estado fruto de algún "animal"

Estamos en etapas típicamente gallegas, el Camino, en su gran mayoría, va discurriendo por sendas maravillosas, en las que apenas penetra el sol, y que, incluso, están delimitadas con grandes lajas de piedra, a modo de cerramiento de fincas. De todas las etapas que he hecho, hasta ahora, quizás sea la más bonita, aunque como todas estas últimas, es una etapa rompepiernas por las constantes subidas y bajadas del terreno.

Son inumerables las poblaciones por las que pasas. Pueblos, aldeas, pazos e incluso casas aisladas hacen, como ya he dicho en otras etapas, que la dureza del camino se haga más llevadera al tener la mente distraída y ocupada. No pasa como en las grandes extensiones de Burgos o Palencia que hay distancias, entre pueblos, de hasta 16 km., en las que todo el paisaje es monótono y la mente no se distrae.

Enumerar todos los lugares por donde pasas sería larguísimo, por ello me voy a centrar en los sitios principales, y más que todo, en los indicados en la guía por la que me estoy informando:

1º) – Brea. Situado a 6,300 km de la salida. Tiene una altitud de 661 m. sobre el nivel del mar y una superpoblación de “8” habitantes. No tiene ningún tipo de servicio.

Fonte do Pelegrin

2º) – Ferreiros está a 1,700 km de Brea, con 27 habitantes y una altitud de 643 m. En este tramo nos encontramos con el monolito que marca el nº 100, que son los kilómetros que faltan para llegar a Santiago. Es normal sacarse una foto en este monolito, pero como yo, en aquel momento, iba solo, y por no esperar a que llegase alguien, le saqué la foto al monolito solo, que por cierto estaba lleno de pintadas.

Faltan 100 km para Santiago de Compostela

3º) – Rozas. Con 12 habitantes, y una altitud de 634 m, se situa a 1,800 km de Ferreiros. En este tramo pasasa por dos pequeñas aldeas Mirallos y A Pena.

4º) – Vilacha. Despues de 5,200 km llegas a Vilacha, y en este tramo pasas por otra tres aldeas Moimentos, Moutras y A Parrocha. Tiene 19  habitantes y una altitud de 425 m. Hemos bajado en 5,200 km una altitud de 209 m.

5º) – Portomarin. Con 530 habitantes y una altitud de 387 m, se situa a 1,800 km de Vilacha, y se trata de un importante enclave de la zona. Esta ciudad se formó a ambos lados de un puente romano construído en el siglo XII. A ambos lados del Puente se crearon dos poblaciones, a la izquierda San Pedro de Portomarin y a la derecha San Juan de Portomarin. En el año 1959 se construyó el embalse de Belesar, y en una de tantas burradas que se han hecho en este país, se anegaron los dos pueblos y, por lo tanto, también el puente romano. Se creo una nueva población en el alto que es la actual. El acceso a Portomarín, sobre el embalse, se hace a través de un horrible viaducto. Tuve la suerte de llegar en una época en la que, por lo visto, habían vaciado el embalse para su drenaje, y allí abajo, se podía apreciar el antiguo puente romano como las ruinas de San Juan de Portomarin. En la foto de Portomarin, con la que ilustro esta etapa, se pueden apreciar tanto el viaducto como el puente romano.

Curioso panteón en el cementerio de Rozas

6º) – Gonzar, a 7,700 km  de Portomarin, con 41 habitantes y a 600 m. de altura. Se trata de una aldea muy diseminada. Documentaciones que he consultado dicen que esta zona es un  ejemplo de “zona de castros” que nos pueden dar una imágen de como era Galicia antes de ser conquistada por los romanos. Se pueden encontrar todavía vestigios del Camino original a un lado y al otro del actual.

Entrada a Portomarin - Viaducto y Puente Romano.

7º) – Castromayor. Tiene 35 habitantes, se ubica a 1,200 km de Gonzar y a una altitud de 680 m. Se trata de una aldea que tiene vida gracias al Camino de Santiago, que de otra manera se hubiese perdido.

8º) – Hospital de la Cruz, a 2,400 km de Castromayor. Tiene 21 habitantes y está a 691 m sobre el nivel del mar. Faltan 80 km para llegar a Santiago. El nombre de esta aldea hace referencia a un antiguo hospital de peregrinos ubicado en la misma.

9º) – Ventas de Naron, después de andar 1,400 km llegas a esta aldea, con 23 habitantes y a 702 m. de altura. Se trata de la aldea que marca la entrada a Tierras de Monteroso desde donde se divisan los pequeños valles de la Comarca del Alto Ulla.

Ermita de Ventas de Naron

10º) – Ligonde. Ubicado a 3,100 km de las Ventas, se trata de una aldea de 77 habitantes, y a 625 m de altitud. Este municipio fue parada de Carlos V y Felipe II cuando hicieron el camino. Se comenta que por estos lares pululaban, en la antigüedad, algunas prostitutas para embaucar a los peregrinos despistados y ansiosos.

11º) – Eirexe. Iglesia en gallego. Se situa a 1,300 km de Ligonde, tiene 73 habitantes y una altitud de 625 m.

Eirexe.

Estas, además de otras de menos importancia, son las principales poblaciones que atraviesas en esta etapa, y después de enumerarlas pasaremos a contar alguna anécdota o curiosidad.

En el primer tramo entre Barbaledo y Brea nos encontramos, a la derecha del camino, y antes de introducirnos en un sombrío bosque, con una fuente muy llamativa en la que se conjugan elementos de modernidad (Logo del Xacobeo), con otros tradicionales (Barandilla con las conchas de Santiago), se llama la Fonte do Pelegrin. Ver foto que adjunto.

En el tramo entre Ferreiros y Rozas, nada mas bajar un importante repecho por la carretera, en el que al final hay un bar al borde de la misma, comenzamos una subida, y no recuerdo en que localidad era, existe, todavía algun alma caritativa que acoge, a su manera, al peregrino. Lo digo por que aquí, en una casa particular, se ofrece agua de botijo, así como fruta.

A lo largo del Camino, y como es lógico, te encuentras con infinidad de personas de todas las clases, lenguas, culturas y razas (De color no ví a ninguno), pues bien, en el tramo entre Rozas y Vilacha adelanté a una señora de mediana edad (Me dió la sensación que era inglesa), que me llamó la atención, no por ir sola, sino porque llevaba en su mano derecha un rosario, y su andar era pausado y sereno. Como he contado anteriormente que he hecho muchas paradas a descansar; en una de estas paradas la citada señora me adelantó, nos deseamos el consabido “Buen Camino”, y cada uno a lo suyo. Cuando reanudé el camino vi que iba unos 50 o 60 m. delante de mí; íbamos andando por una carretera local, y ella, según me di cuenta, iba contemplando el típico paisaje gallego por esta zona (Praderas verdes recercadas con grandes lajas de piedra).

Inumerables sendas como ésta atraviesan estos días el Camino

Tal es así que no se dió cuenta que el camino se introducía por una senda, a la derecha, a través de un  bosque. Ella siguió para adelante, de lo que yo no me di cuenta hasta que llegué a la senda, perfectamente señalada con una flecha hacia la derecha. Cuando llegué a la senda y ví que ella había pasado de largo, le grité y le dije, con el lenguaje universal (Señas), que se había pasado de largo y que el Camino era por la derecha. Ella se volvió, se dió cuenta de su despiste, y no he visto echar (Que no dar) tantos besos a una mujer como los que me echó.  Aún me la encontré un par de veces, a lo largo de esta zona, y aún seguía echándome besos.

Al final de la etapa veo más peregrinos que de normal, y ante la duda, llamo al albergue de Eirexe para reservar sitio, me dicen que es de la Xunta y que no pueden reservarme, pero me comenta la señora hospitalera que no habrá problemas.

Llego a Eirexe a las 16,30 horas y tras 33,900 km de recorrido. Aunque parezca increíble, la señora hospitalera me está esperando a la entreda del pueblo. Me acompaña al albergue, y despues de sellarme la Credencial y pagar, hago la parafernalia de todos los días (Ducha, afeitar, descansar, tomar notas en mi cuaderno y programar la etapa de mañana). Hoy tengo trabajo extra, llevo 5 días andando, y tengo que lavar ropa. Hago “la colada” y la tiendo en el exterior del albergue, con unas cuerdas y pinzas que me aporta la señora hospitalera.

En algún tramo la niebla hace su aparición

En el albergue, a mi llegada, estaremos unas 20 personas. Ni una sola habla castellano. Me deprimo. Después de ducharme, y cuando estoy recogiendo mis trastos, oigo hablar español; sin pensarlo, me acerco y son dos chicas y un chico de Barcelona. Hablamos un rato, y quedamos para cenar en el bar enfrente del albergue (10 m). No puedo llamar a casa porque no tengo cobertura en mi movil (Me ha pasado varias veces), paso al bar a llamar por el fijo, y me dicen que tampoco hay fijo. ¡No tienen línea de teléfono!. Todos los vecinos tienen Movistar que es la única compañía que tiene cobertura telefónica móvil en la zona.

Me tomo dos cervezas, pasan los chicos de Barcelona, cenamos, y viendo la TV nos enteramos aquí lo del terremoto de Lorca, que había sido algún día antes. Esto te hace ver lo aislado, feliz y tranquilo que te encuentras haciendo el Camino.

Un rato de tertulia y a la cama, que mañana habrá más.

Todas las fotos de la etapa de hoy, las puedes ver si pinchas en estos corazoncitos (♥♥♥♥♥).

Un comentario el “24ª Etapa

  1. Estupenda esta etapa tambien, bueno ya te va faltanto poco, envíame el resto de etapas vale????

    Abrazos

    Inma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s