22ª Etapa

VILLAFRANCA DEL BIERZO – FONFRIAS

Villafranca del Bierzo (Conjunto Monumental)

Los 76,400 km que he andado en dos días ya están empezando a pasar factura. El incordio más grande de hacer el Camino de Santiago, como yo me propuse hacerlo, es la “dichosa” mochila. Fruto de la experiencia de las veces anteriores, llevo lo imprescindible, pero aún así pesará 8 o 9 kilos. Me ha salido una rozadura en el costado izquierdo, fruto de la correa con la que te fijas la mochila a la cadera; los hombros los tengo “amoratados” de sujetar el peso durante horas, aunque intento, de vez en cuando, aliviarlo metiendo mi vara de apoyo, entre las correas delanteras y llevando el peso hacia adelante. Existe, como todos sabemos, un  servicio de traslado de mochilas de un lugar a otro, pero, a mi modo de ver, significa una restricción bastante elocuente, puesto que te fija el destino previsto, sin posibilidad de ampliación de la etapa, así como, también te fija, el poder disponer de elementos que llevas en la mochila en caso de una posible emergencia (Lluvia, botiquín, toalla, etc….). En fín, yo decidí llevar la mochila encima, y tengo que cargar (Bien dicho sea) con todas las consecuencias.

Hoy he entrado en Galicia. Este monolito al pasar La Laguna y antes de llegar a O Cebreiro, así lo atestigua.

La etapa de hoy discurre entre las postrimerías de la provincia de León y el comienzo de Lugo, es decir la entrada en Galicia. Se trata de una etapa bellísima a la vez que durísima; ya que existen dos tramos que se hacen eternos por su dureza, el 1º es la ascensión a O Cebreiro desde Ferrerías (Aproximadamente 8,500 km) y el 2º tramo es la ascensión al Alto de Poio (3,000 km); te dejan para el arrastre.

En la distancia existente entre Villafranca del Bierzo y Fonfrías podemos admirar, o no, las siguientes localidades:

Calle Principal de Pereje

1º) – Pereje. A 7,200 km de Villafranca. Se trata de una aldea de 47 vecinos a 542 m de altitud en la que destacan la Iglesia de la Santa Magdalena, el hospital de peregrinos y la antigua cárcel. Se trata de la típica localidad que se estructura a lo largo de la calle principal que es por donde pasan todos los peregrinos.

2º) – Trabaledo. A 4,800 km de Pereje. Es otra aldea de 169 habitantes, ubicada a 578 m. de altitud sobre el nivel del mar, donde abundan los castaños y los robles, dando al camino una sensación de paz y sombría espectaculares. Se trata de una aldea, como la mayoría, en la que el eje principal, y donde está todo, es en la calle principal que atraviesa el Camino de Santiago.

Mi vara apoyada en el monumento al peregrino de La Portela de Valcarce.

3º) – La Portela de Valcarce. Dista de Trabaledo 3,400 km, tiene 43 habitantes y una altitud de 580 m sobre el nivel del mar. Por su proximidad con la N-VI se trata de una aldea, mayoritariamente, de servicios (Restaurante, Bares, Gasolinera, etc….), aunque vimos oficios típicos como la ganadería tradicional de la zona (Vacuno).

4º) – Ambasmestas. Distante de La Portela 1,300 km y a 620 m de altitud. 77 habitantes.De similares características que las anteriores en la que, todavía, existe algún artesano quesero.

5º) – Vega de Valcarce. A 2,400 km de Ambasmestas y a 630 m de altitud. Tiene 273 habitantes y es el pueblo más grande de todo el valle. Es un pueblo de servicios y, aunque todavía estamos en la provincia de León, su proximidad a Galicia hace que la vida y costumbres de sus gentes sea más gallega que castellana.

Iglesia de la Magdalena en Vega de Valcarce

6º) – Ruitelan. A una distancia de 1,700 km de Vega. Tiene 26 habitantes y tiene una altitud de 674 m sobre el nivel del mar. Aldea sin más interés que el propio que suscita el Camino de Santiago.

7º) – Las Herrerías. 1,300 km separan esta localidad de Ruitelan. Tiene 76 habitantes y una altura de 682 m. Las últimas casas de esta aldea reciben el nombre de Hospital Inglés, ya que en tiempos se construyó un hospital para atender, exclusivamente, a los súbditos ingleses ???.

8º) – La Faba. A 3,500 km del último pueblo con una altitud de 921 m., tiene 17 habitantes. Aldea situada en la frontera entre León y Lugo en lo alto del monte. Hemos subido 239 m. en 3,500 km, con un  promedio de un 6,82 %. ¡Tela!

9º) – La Laguna. 2,300 km separan esta localidad con La Faba. Tiene 30 habitantes y su altitud ronda los 1.175 m. Promedio de pendiente 11,04%. ¡Más tela!. Llama la atención unas construcciones de piedra y paja llamadas “Pallozas”.

Iglesia de O Cebreriro

10º) – O Cebreiro. A 2,600 km de La Laguna. Con una altitud de 1.300 m. y 73 habitantes. Se trata de uno de los lugares más emblemáticos del Camino de Santiago por lo típico de la aldea y pos su singular belleza.

11º) – Liñares. A una distancia de O Cebreiro de 3,200 km. y una altitud de 1.239 m. ¡Ya hemos empezado a bajar. Tiene 48 habitantes. Después de esta aldea, en el alto de San Roque, al borde de la carretera hay un monumento al peregrino que divisa todo el valle.

12º) – Hospital de la Condesa. Con 42 habitantes y una altitud de 1.245 m. está a 2,300 km de Liñares. Aldea sin interés alguno.

Monumento al Peregrino en el Alto de San Roque

13º) – Alto do Poio. A 3,000 km de Hospital. A una altura de 1.335 m sobre el nivel del mar y con 12 habitantes. Es el punto más alto del Camino en Galicia. Se trata de un puerto bastante problemático en invierno

14º) – Fonfrías. A una distancia de 3,300 km del Alto do Poio. Tiene una altitud de 1.290 m sobre el nivel del mar y 37 habitantes. En esta aldea hay más vacas que personas. Lo único que hay es el albergue.

Al llegar a Fonfrías mis fuerzas dijeron basta y, pese a ser una aldea en la que no había nada de particular para admirar, decidí quedarme a pasar noche, ya que el albergue tenía buena pinta. No hay otra cosa es esta aldea aparte de un bar, saliendo a la izquierda. Por suerte, y como es lógico, al no haber nada en la aldea, en el albergue ofrecían una cena comunitaria por 9,00 €.

Paloza en Fonfrías

Mi llegada a Fonfrías fue a las 16,30 horas. Había recorrido 42,300 km y había empleado 9,50 horas.

Las fuerzas empiezan a pedir auxilio, los pies los llevo bien, aunque la planta del pie izquierdo se me carga y tengo un pequeño dolor cuando llevo varios kilómetros; lo voy resolviendo parando cada cierto tiempo y moviendo los dedos del citado pie. Por lo demás todo va bien, la mochila me está matando, hace buen tiempo y llego empapado de sudor. No suelo sudar mucho, pero si al buen tiempo le sumo el esfuerzo y la cantidad de líquido que tomo al cabo del día, la “sudada” es mayúscula.

La etapa ha sido bellísima pero muy dura. Se hace más llevadera por la cantidad de pueblos y aldeas que pasas y que, como veis, están a poca distancia unos de otros.

Iglesia rural en el Alto Do Poio

Lo de siempre: Ducha, afeitado, un poco de descanso sobre la cama, apuntes en mi cuaderno de viaje, preparación de la etapa de mañana, visita turística fotográfica y un par de cervezas en el bar del albergue.

En este albergue hice compañía con dos chicos de Mallorca, una chica de Zaragoza, otra que no sé de donde era y otra chica italiana, podían ser mis hijos, pero como no había otros españoles, y tampoco había muchas posibiliades en la localidad, me quedé con ellos hasta la hora de la cena comunitaria.

Sobre las 19,30 horas (Hora Extranjera) nos sentamos en la mesa a cenar. La Hospitalera preparó una cena a base de Caldo Gallego, Macarrones con Tomate y Fruta. El caldo gallego yo no sé como es, pero éste ya os digo que era exagerado; estaba compuesto a base de patatas en grandes trozos (Tipo Calderete), una verdura que, por su color y textura, yo creo que era espinaca, grandes trozos de zanahoria y como colofón unos pedazos de carne que no cabían en la boca. Lo que se llama un buen reconstituyente.

Palloza en O Cebreiro

Un poco de tertulia en la terraza del albergue hasta que empezó a refrescar y para las 21,30 en la cama estés.

Como he dicho la etapa ha sido bellísima, pero me he llevado una gran decepción en O Cebreiro. No por su belleza, que existe, ya que la propia población en sí, unido a las extraordinarias vistas de Galicia desde esa altura, lo hacen un marco incomparable. La decepción me la he llevado por el sentido comercial que existe aquí, te cobran hasta por sellarte la Credencial, y todos los edificios de la aldea están preparados para ello….. Tiendas de souvenirs, restaurantes, hostales, pensiones, etc.. todo preparado para sacarte el euro. ¡En fin ………!. La hospitalera me comentó que el párroco de la Iglesia de O Cebreriro (No sé de que época) consiguió llevar, con excusa del Camino de Santiago, todo el turismo posible, tal es así que hay infinidad de excursiones de genta mayor, y no tan mayor, que aglomeran la aldea (En cierto modo se asemeja mucho a Santillana de Mar en Cantabria), consiguiendo un ambiente de mercantilismo tal que, como estoy en contra, tan solo duré un cuarto de hora en la localidad, en cuanto vi lo que tenía que ver, emprendí de nuevo el camino, a través de unas sendas preciosas desde las que se podían admirar las insuperables vistas desde el alto.

¡En fin cosas mías!. Mañana más.

Dos peregrinos entre Hospital de la Condesa y Alto do Poio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s