13ª Etapa

HORNILLOS DE CAMINO – ITERO DE LA VEGA

Desde finales del mes de Agosto llevaba ya rondando en la cabeza la posibilidad de cogerme una semana de vacaciones (Me quedan aún bastantes días), para reanudar el Camino de Santiago antes de que se echase el invierno encima.

Después de sopesar varias fechas y cumplir varios compromisos adquiridos pude coger la semana que iba desde el sábado 10 de octubre hasta el 18 de octubre de 2009. Por lo tanto disponía de 9 días para hacer la 3ª fase de Mi Camino a Santiago.

Detalle de la fachada de la Iglesia de Castrojeriz

Detalle de la fachada de la Iglesia de Castrojeriz

En el mes de Junio había dejado mi aventura en Hornillos del Camino (Burgos), y por lo tanto tenía que reanudar mi caminata desde este lugar. Para ello conté con la inestimable colaboración de mi amigo Paco Perelló que el sabado día 10 me recogía en la puerta de mi casa a las 7,00 horas y me dejaba en Hornillos del Camino a las 9,10 horas.

Después de despedirnos y desearme suerte comencé mi solitaria caminata por lo páramos de Burgos.

Digo páramos ya que Hornillos se encuentra en una hondonada entre dos páramos, por lo tanto lo que tuve que bajar al llegar a esta población lo tenía que volver a subir para atravesar otro páramo raso, yermo y desabrigado en el que la vista se perdía en el horizonte, a ambos lados del camino, en inmensos campos de cereal.

Hasta la población de Hontanas el camino discurre de la forma expresada en el párrafo anterior.

Me acordé de Atxu Ayerra.

Me acordé de Atxu Ayerra.

A 500 m. de Hontanas encontré uno de los innumerables carteles anunciadores de albergues, hostales o bares que me hizo acordar de mi amigo Atxu Ayerra ya que el cartel anunciaba un mesón/albergue llamado “El Puntido”, esto me hizo esbozar una sonrisa ya que pensaba que la palabra “puntido” era un localismo tafallés, pero no es así ya que en otros sitios el puntido es el descansillo o el rellano de una escalera.

Los kilómetros van pasando sin ningún tipo de dificultad, saboreando un paisaje que no es muy agraciado pero que, también, tiene su encanto. Esto lo digo desde la perspectiva del buen tiempo reinante en este día, por que estos lugares con aire y frío tienen que ser insufribles. Pasamos Hontana y sacamos las fotos pertinentes (Tengo fotos de todos los pueblos por donde pasas).

El recorrido entre Hontana y Castrojeriz se hace por una carretera muy poco transitada, en una especie de valle en “uve”, desde la cual podemos apreciar, tanto a derecha como a izquierda, unas pendientes muy fuertes, todas ellas, plantadas de pino. Digo esto puesto que en este trayecto (Unos 3 o 4 km), no he oído cantar (Que no ver) tantas perdices en los días de mi vida. Era impresionante si cantaba una perdiz en la vertiente de la derecha, de inmediato contestaba una de la izquierda, y viceversa.

Ruinas Convento San Antón.

Ruinas Convento San Antón.

Antes de llegar a Castrojeriz (2 km. antes) atravesamos las ruinas del  Convento de San Antón, impresionante edificación que, hasta ahora, se encontraba abandonada y que, recientemente, han aprovechado una zona más o menos estable para ubicar un albergue para peregrinos.

Llegamos a Castrojeriz y nos recibe su magnífica Colegiata. Aquí paro en la clásica tienda de “ultramarinos” de pueblo, en la que se vende absolutamente de todo. Me atiende una señora muy amable, con la clásica bata blanca un poco sucia del trajín que lleva, me da un poco de conversación, me abastece de 2 piezas de fruta y una bebida isotónica y me despide con el clásico “buen camino”. Castrojeriz es un pueblo grande (1.100 habitantes), tiene bastantes cosas que ver y, entre tomarme la fruta y la bebida y sacar diversas fotos, tardo más de media hora en atravesarlo.

Colegiata Castrojeriz

Colegiata Castrojeriz

A la salida del pueblo, y al echar los restos de mi “aperitivo” en un contenedor de basura, tengo el primer contacto con un chico alto, moreno y entradito en carnes, que será una constante durante los 6 próximos días.

El tramo más duro de los 7 días que he estado haciendo esta fase del camino se encuentra a la salida de Castrojeriz, y es la subida al último páramo del recorrido, llamado Alto de Mostelares. Es un ascenso corto pero bastante fuerte; subes aproximadamente 100 m. en menos de 1 km. . En este ascenso, y como quiera que en las subidas fuertes tengo que parar a menudo, el chico alto me adelanta echando pestes sobre la “subidita”.

Despues de pasar el Pisuerga entramos en Palencia

Despues de pasar el Pisuerga entramos en Palencia

Una vez arriba las vistas son extraordinarias. Nos estamos acercando a la provincia de Palencia, cosa que acontece después de 10 km de andadura por las llanuras de Tierra de Campos nada más pasar la Ermita/Albergue/Hospital de San Nicolas, e inmediatamente después del puente sobre el Río Pisuerga.

Un gran cartel y un monolito, nada más atravesar el puente, nos indican que estamos en Palencia. Giramos a la derecha y por un agradable camino flanqueado por chopos, llegamos, sobre las 16,00 horas,  a nuestro destino en el día de hoy, Itero de la Vega.

El albergue está a la entrada del pueblo, a la derecha, está bien, tiene un buen bar para pasar el rato cobijado, tiene un gran patio para pasar el rato al aire libre si hace buen tiempo y tiene un comedor digno que por 8 euros te dan de cenar bastante bien.

Iglesia de Itero de la Vega

Iglesia de Itero de la Vega

La etapa en cuestión ha tenido un recorrido de 31 km y el tiempo invertido, que no andado, ha sido de 7 horas aproximadamente.

Mañana día 11 de octubre haremos la etapa Itero de la Vega – Carrión de los Condes.

3 comentarios el “13ª Etapa

  1. Efectivamente, esta es la acepción que de puntido recoge el diccionario de la Real Academia “1. m. Rioja. Descansillo o meseta de las escaleras.”

  2. Por cierto, se me olvidaba, hoy mismo ha salido este vocablo en el programa-concurso “Pasapalabra”

  3. ¡Sí, señor, Patxi! De nuevo al pie del cañón, o del camino a pie, más propiamente.
    En cuanto al puntido, antes de leer su comentario había acudido a la misma fuente que Manolo.
    Habría que escribir una carta a la Academia o a algún académico navarro (desconozco si lo hay, pero imagino que sí), para que en la próxima edición incluyan una nueva acepción de la palabra:
    2. m. Tafalla (Navarra). Tapa de piedra con una argolla en el centro, utilizada para cubrir las bocas de alcantarilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s